Se va Arzobispo hasta noviembre

Aún no hay sucesor designado

El Papa Francisco le concede un permiso especial para cerrar ciclo del Año de la Fe.

El Obispo de la Diócesis de Papantla, Jorge Carlos Patrón Wong, continuará al frente de su ministerio hasta el próximo 24 de noviembre, día que partirá al Vaticano para servir como Secretario de Seminarios de la Congregación del Clero, gracias aun permiso especial que le fue concedido por el Papa Francisco.

El prelado, quien e días recientes fue elevado al rango de Arzobispo, presidirá el próximo 23 de noviembre la clausura del Año de la Fe, evento en el que participará el Nuncio Apostólico en México, Christopher Pierre, en el parque temático Takilhsukut y el día siguiente, 24 de noviembre, que parta, luego de celebrar misa en la Catedral de Teziutlán, Puebla, sede del obispado.

“Así permaneceré hasta el último día en la Diócesis de Papantla”, enfatizó el Arzobispo, “porque ninguna dignidad eclesiástica nos hará olvidar que lo más importante, seamos sacerdotes u obispos, es que somos servidores de Jesús y servir a la gente es nuestra misión, sin importar los cargos o puestos, lo más importante es lo que realizamos frente a Dios”.

“Vamos a continuar como el primer día; visitando parroquias, alentando a los jóvenes, bendiciendo enfermos, llevando el evangelio a las cárceles. Así voy a terminar, como me conocieron, el único cambio en mi es una mayor gratitud a Dios por esta experiencia en la Diócesis de Papantla”. Señaló emocionado Patrón Wong.

Emocionado, habló sobre el cada vez mayor número de niños y jóvenes que se encuentran en la Iglesia Católica: “hay una fe renovada, una fe alegre, testimonial. Mucha gente que estaba lejos de Dios hoy está cerca. Hoy, niños y jóvenes experimentan a la Iglesia y la ven como su casa, es su hogar, han superado esa distancia”.

Al hablar sobre el contraste entre los jóvenes que hoy se acercan a las parroquias con una fe renovada, Patrón Wong señaló: “es la imagen de la Iglesia de hoy. Los templos son muy antiguos, por ejemplo esta Parroquia de San Miguel Arcángel, en Zozocolco de Hidalgo, tiene casi 600 años, pero hoy está llena de niños, de jóvenes. Son ellos quienes atraen a sus familias, así debe ser la Iglesia; un templo que cubre que protege el alma, el corazón de un niño o de un joven”.

Al señalar a decenas de niños a quienes impartió la confirmación de la fe en Jesucristo, se preguntó: “¿Qué es lo que cubre o protege el corazón de la Iglesia? La fe de siempre, la fe en Jesús, el amor a la Virgen y al Evangelio, son los mismos valores de ayer, hoy y siempre. Eso es lo mas valioso, que es una Iglesia que tiene lo mejor de lo antiguo, sus valores, y lo mejor de lo nuevo, que son los niños y los jóvenes”, finalizó.

Por Carlos Haschmed Nava

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter