“La ley moral”

(n. I949- n. I954)

 

CONOCIENDO EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

 

La salvación de Dios: La ley y la gracia

 

1.-¿Cómo puede el hombre alcanzar la salvación dada su condición de fragilidad?
El hombre, llamado a la bienaventuranza, pero herido por el pecado, necesita la salvación de Dios, La ayuda divina le viene en Cristo por la ley que lo dirige y en la gracia que lo sostiene:
<< Trabajar con temor y temblor por vuestra salvación, pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar como bien le parece>> (Flp 2, 12-23).(n. 1949)

 

2.- ¿Qué es la ley moral y de dónde procede?
       La ley moral es obra de la sabiduría divina. Se le puede definir, en el sentido bíblico, como una instrucción paternal, una pedagogía de Dios. Prescribe al hombre los caminos, las reglas de conducta que llevan a la bienaventuranza prometida; proscribe los caminos del mal que apartan de Dios y de su amor. Es a la vez firme en sus preceptos y amable en sus promesas. (n. 1950)

 

3.-En qué se distingue la ley de la ley moral y cómo la conocemos?
La ley es una regla de conducta proclamada por la autoridad competente para el bien común. La ley moral supone el orden racional establecido entre las criaturas, para su bien y con miras a su fin, por el poder, la sabiduría y la bondad del creador. Toda ley tiene en la ley eterna su verdad primera y última. La ley es declarada y establecida por la razón como una participación en la providencia del Dios vivo, Creador y Redentor de todos. “Esta ordenación de la razón es lo que se llama la ley” (León XIII, enc. “Libertas praestantissimun”; citando a S. Tomás de Aquino, s. th 1-2, 90,1):
<<El hombre es el único entre todos los seres animados que puede gloriarse de haber sido digno de recibir de Dios una ley: animal dotado de razón, capaz de comprender y de discernir, regular su conducta disponiendo de su libertad y de su razón, en la sumisión al que le ha entregado todo.>> (Tertuliano, Marc. 2, 4). (n. 1951)

 

4.-¿Cómo se expresa la ley moral?
Las expresiones de la ley moral son diversas, y todas están coordinadas entre sí: la ley eterna, fuente en Dios de todas las leyes; la ley natural; la ley revelada, que comprende la ley antigua y la ley nueva o evangélica; finalmente, las leyes civiles y eclesiásticas. (n. 1952)

 

5.- ¿Cuál es el fin de la ley moral?
La ley moral tiene en Cristo su plenitud y su unidad. Jesucristo es en persona el camino de la perfección. Es el fin de la ley, porque sólo él, enseña y da la justicia de Dios: <<Porque el fin de la ley es Cristo para justificación de todo creyente>>(Rm 10, 4). (n. 1953).

 

SEMINARISTA RAFAEL RODRÍGUEZ LUCAS

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter