Promoverán empresarios, académicos, iglesia y sociedad civil talleres populares de educación para padres de familia

Organizaciones sociales, empresarios, universidades y asociaciones religiosas suscribieron un acuerdo para la impartición a nivel nacional de Talleres de Educación para Padres de Familia, una acción con la cual  pretenden coadyuvar frente a la emergencia educativa por la que atraviesa el país. Con ello se busca incidir en el cambio cultural de la sociedad a partir del rescate y fortalecimiento de los valores universales.
La Reforma Educativa, señalaron las diversas organizaciones que suscribieron el acuerdo de colaboración, no se logra únicamente con el cambio de leyes, sino que se requiere de la participación de toda la sociedad, más allá de sus creencias, ideologías y responsabilidad social. Se trata de colocar en el centro  la atención por el ser humano, para forjar hombres y mujeres comprometidos con su propia comunidad, estado y país  a partir de una actuación basada en valores universales, que los hagan más solidarios, más justos y más comprometidos con la persona, sin individualismos.  
El responsable de la Dimensión de Educación del Episcopado Mexicano y Arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, dejó claro que la educación es “la gran tarea de hoy”, por lo que  si bien reconoció la Reforma Educativa promovida por el Estado Mexicano, “queda un largo camino por andar en el que sociedad y gobierno deben participar”. Ahora se ha iniciado con  una reforma administrativa, pero hay mucho más que hacer, como lograr que los maestros retomen su mística, su convicción de enseñar, su vocación por las aulas.

“No bastan las leyes, el inicio tiene que darse  en el corazón, en la mente de cada persona y de la sociedad  a través de una nueva cultura”.

Suárez Inda externó su preocupación por la ausencia del maestro en el aula. “Se abandona el aula y queda un vacío irrecuperable”, dijo.

Por ello dijo la bienvenida a los talleres en los  que “sin distinción de credo, opción política, nivel económico o posición social” distintos sectores de la sociedad quieren asumir su protagonismo para impulsar a un sector muy importante de la sociedad: los padres de familia, considerado un  espacio primordial, privilegiado de la educación, ya que es en  la familia, con los padres de la familia como se adquieren los conocimientos y comportamiento fundamentales de  las nuevas generaciones.

A nivel nacional los  “Talleres Populares de Educación para Padres de Familia” serán impartidos con base a un modelo pedagógico-académico elaborado por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y que se realizarán con el apoyo de la Unión Nacional de Padres de Familia, la Unión Social de Empresarios de México (USEM) y las Dimensiones de Educación, Cultura y Familia de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

“Educar es un riesgo y debemos correrlo. Sobre todo cuando se trata de  develar a los padres de familia algunos principios”, dijo el Nuncio Apostólico en México, Christophe Pierre, quien junto con el empresario Lorenzo Servitje,  el Secretario General del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira Rugarcía y del Obispo Maronita de México, George Saad,  asistieron como testigos de honor a la firma del Convenio  entre La Unión Nacional de Padres de Familia, presidida por Consuelo Mendoza; la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, representada por el rector Emilio Baños Ardavín; la Unión Social de Empresarios de México, presidida por Lázaro Tamez Guerra; así como tres Dimensiones de servicio de la Iglesia Católica Mexicana (educación, familia y cultura) en el Centro Libanés.
Academia, sociedad civil, iglesia y empresa unen esfuerzos para ayudar a los padres de familia a asumir su principal derecho-deber: la educación integral de los hijos,  agregó el Nuncio.
Los talleres  son una herramienta de formación, de encuentro y acompañamiento para que “los padres de familia retomemos la responsabilidad que nunca debimos abandonar: educar transmitiendo valores y formar así mejores ciudadanos, dijo  Consuelo Mendoza García, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia.

Los padres de familia, agregó, deben retomar su misión educadora dentro y fuera del hogar  “no podemos quedarnos puertas afuera de la escuela viendo cómo se derrumban las oportunidades y esperanzas de nuestros niños y jóvenes”.

El Presidente de la Confederación de la Unión Social de Empresarios de México, Ingeniero  Lázaro Taméz Guerra,  reconoció que educar no es una tarea fácil, pero es estratégico trabajar al hombre: sujeto, centro y fin de toda actividad. La sinergia educativa es la respuesta a muchos desafíos que nos impone este cambio de época.
Si bien, la reforma educativa es un primer paso,  consideró que  la situación exige lograr aquellas reformas pendientes y combatir y vencer las injusticias que trae consigo. “Hay que emprender sin esperar más, esas reformas urgentes y la educación es una de ellas”, señaló.

En lo anterior coincidió el empresario Lorenzo Servitje, quien llamó a la familia, la escuela como “punta de la educación” donde hay que añadir a la iglesia y los empresarios.
Sin duda, señaló todos pueden tener fallas en el reconocimiento de la importancia de la educación para el país “y es una tristeza como la reforma educativa tan importante haya sido saboteada por los maestros disidentes. Pero para salir de esta situación, la participación de la sociedad es indispensable. También en las escuelas necesitamos la participación de los padres de familia”.

El rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Emilio Baños Ardavin, explicó cómo operaran los talleres que además de promover la formación de los padres de familia, los dos cursos que se proponen, uno de dieciséis horas y el otro de un año y dos meses tienen el objetivo de alentar su participación en las comunidades educativas en las que participan.
 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter