La Programación Pastoral ha de inspirarse en el mandamiento del amor

La Programacion Pastoral ha de inspirarse en el Madamiento del Amor
Aparecida No. 368
 
Amados hermanos, hace 3 años proclamamos nuestro plan diocesano de pastoral y siguiendo ahora la metodología del mismo, año con año dedicamos dos días enteros para que Obispo, Sacerdotes, religiosas, laicos programemos nuestras tareas pastorales para el año entrante; así que, los días 14-16 de Octubre del presente año estuvimos en nuestro Seminario  Mayor de la Inmaculada de Teziutlán, Pué., todos los agentes de Pastoral que prestan un servicio y ministerio en nuestra Diócesis.
 
Siguiendo el Espíritu y propuesta de nuestros Obispos Latinoamericanos  que dicen: “Cada uno está  llamado  a evangelizar de un modo armónico e integrado en el Proyecto de Pastoral de la diócesis” (Aparecida No. 169) trabajamos de manera conjunta y armoniosa las comisiones de pastoral y los grupos, asociaciones y movimientos apostólicos existentes  en nuestro territorio diocesano. Además, nos alentó la palabra de Mons. Jorge Carlos: “es importante presentarle al octavo Obispo de Papantla una diócesis trabajando y en misión constante. Cuando él llegue, nos encontrará como María, discípulos y misioneros con las lámparas encendidas”.
 
Nos hemos embarcado en un proyecto común de renovación y evangelización, por eso, queremos tomar muy en serio el proceso que se inició en el año 2011 y no queremos ya realizar acciones y eventos aislados, esporádicos, sino que sean de manera organizada, renovada, vigorosa y de conjunto que sean capaces de dar respuesta a los nuevos desafíos.  
 
Les compartimos que fueron días de buena convivencia y oración entre consagrados y laicos, se respiró también un ambiente de evaluación y trabajo, responsabilidad, participación y propuesta: estén pendientes a nuestra programación pastoral del año 2014 aparecerá en la página web de nuestra diócesis y el mensaje Tajín. Nuestro agradecimiento a todos los participantes porque habiendo dejado sus trabajos se les vio con entusiasmo y dedicación, a nuestro Seminario Mayor, y a las  familias del barrio de Chignaulingo por la hospitalidad, y al equipo organizador por la conducción de esta actividad de nuestra querida diócesis.
 
Pbro.  Juan Cornelio Pineda
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter