Las Posadas…El Caminar de Marìa y Josè.

¿Por què celebrar las Posadas?

Las posadas son fiestas populares que en México se celebran durante los nueve días antes de Navidad del 16 al 24 de Diciembre. Estas fiestas recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén donde buscan un lugar donde alojarse para esperar el nacimiento del niño Jesús.

El 16 de diciembre comienzan las posadas, tradición mexicana que inició, según algunos historiadores, en el pueblo de San Agustín Acolman, cuando el fraile agustino Diego de Soria obtuvo en 1587 del Papa Sixto V una bula que autorizaba la celebración en la Nueva España de unas misas llamadas de Aguinaldo, como preparación a la Navidad, las cuales se llevaban a cabo dentro de los atrios de las iglesias.

Al final de la Misa, se realizaba una verbena y se representaban escenas de la Navidad. El objetivo era evangelizar a los indígenas.

Una posada tradicional inicia con el rezo del ROSARIO, meditando cada misterio a la luz de la Sagrada Escritura. Al finalizar, se organiza la procesión de LOS PEREGRINOS con las figuras que representan a María y a José, para  recordar  el camino que siguieron de Nazaret a Belén, donde nacería Jesús, cuya luz es representada por las velitas de colores que llevan los participantes, quienes van rezando LAS LETANÍAS, que son alabanzas a Dios por intercesión de la Santísima Virgen y de todos los santos.

Posteriormente se CANTA PIDIENDO POSADA, al término de la cual se encienden las luces de bengala y se hacen sonar silbatos, manifestando la alegría por la venida del Salvador.

Luego se reparte LA COLACIÓN, que recuerda que, así como Jesús vino a compartirnos su gloria, también nosotros debemos compartir lo nuestro con los demás.

Después se parte LA PIÑATA, cuyos 7 picos representan cada uno de los pecados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. Hecha con una olla de barro y colores vistosos significan lo atractivo que puede parecer el pecado. Vendar los ojos es dejarse guiar por la fe. El palo representa al Evangelio, con el que se destruye al pecado. Los participantes que orientan hacia dónde hay que dar el golpe, representan a la Iglesia. Esta misma se rellena de dulces y fruta que simboliza la gracia de Dios derramada al destruir el pecado, es decir, al romper la piñata. Ademàs representa al demonio con los colores llamativos para cautive al hombre y seda a la tentación.

Y así las fiestas continúan de casa en casa, hasta el día de Navidad.

Como podemos ver, las posadas tienen un significado profundo y muy valioso. Ojalá nos demos la oportunidad de vivirlas plenamente, de modo que nos sirvan para lo que fueron creadas: como un momento de encuentro con Dios y de sana convivencia con la familia, los amigos y los vecinos, que nos lleve a vivir más unidos en el amor, que es comprensión, justicia, servicio, solidaridad, perdón y reconciliación.
 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter