+ Un adiós lleno de luz +

Un mensaje emotivo pronunció monseñor Jorge Carlos Patrón Wong en la misa del último adiós a su padre Wilberth Patrón Montes, a la que asistieron familiares, amigos y comunidad en general.
 
Como anticipamos, la ceremonia se realizó ayer en la capilla del Seminario Menor. Presidió monseñor Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Congregación para el Clero del Vaticano, y concelebraron monseñores Emilio Carlos Berlie Belaunzarán y Rafael Palma Capetillo, arzobispo y obispo auxiliar, respectivamente, y un grupo de sacerdotes.
 
Ante la urna con las cenizas de su padre, colocada en una pequeña mesa frente al altar, el arzobispo Jorge Carlos expresó que si bien hay un dolor fuerte, natural y humano, debe verse bajo la luz del Evangelio, el cual es alegría.
 
“El papa Francisco siempre dice que el Evangelio es alegría y hay que compartirlo, hay que ‘primerear’, es decir, tener presente que Dios es primero y quien va marcando el camino de la vida y la familia”, manifestó.
 
Al agradecer la compañía de los presentes, recordó la frase que un arzobispo cercano suele decirle: “Somos vecinos, estamos vecinos, somos prójimo, estamos cercanos”.
 
Agregó que “hemos compartido nacimientos, bautizos, bodas, pérdidas de seres queridos y enfermedades, y aquí estamos de nuevo juntos… con la sencillez ser vecinos, y con la profundidad que nos da la Palabra de Dios”.
 
“Dios es luz y salvación, y aunque hay oscuridad, la luz penetra en el momento, el lugar, el corazón, en el momento en el que sólo el amor de Dios puede definir”.Contó que hace una semana, cuando su padre estaba delicado, el papa Francisco le llamó para decirle que todo iba a estar bien, porque los planes de Dios siempre son buenos.
 
Al referirse a la muerte, recordó que “es el final de una vida, pero el inicio de otra… los planes de Jesucristo son siempre de bondad y misericordia”.
 
Monseñor Patrón dijo que fue muy significativo que el presbítero Raúl Cardós Fernández, a quien vio entrar al Seminario, le haya administrado la absolución y la unción de los enfermos a su padre.”Lo que sucedió en las últimas semanas es que la gracia de Dios fue tocando donde había obscuridad y llevó a la luz”, expresó.Destacó que su padre siempre apoyó a sus cinco hijos en la vocación que eligieron, y agradeció por ello.- Iris Ceballos Alvarado
 
Decenas de familiares y amigos abarrotaron la capilla del Seminario Menor.
 
Canto de amor
 
Al término de la misa, la familia Patrón Wong se reunió en torno a la urna para entonar “Dulce Madre”, canto con que encomendó a la Virgen María el eterno descanso de su padre.
 
Mensajes
 
Monseñor Berlie comunicó las condolencias enviadas por autoridades eclesiásticas, entre éstas el Nuncio Apostólico.
 
Recordó que la muerte se interpreta a la luz de la resurrección del Señor, y que a diferencia de los paganos, los católicos entierran a sus seres queridos con esperanza.Externó su cariño y afecto a la familia de Mons. Patrón Wong, y pidió sigan orando por don Wilbert Patrón, para que participe de la Iglesia triunfante.Mons. Rafael Palma dijo que el fallecido fue un hombre caritativo, y el que da siempre recibe la recompensa del Padre.
 

 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter