Mensaje de Mons. José Trinidad Zapata Ortiz

MENSAJE A LA DIÓCESIS DE PAPANTLA
20 de marzo de 2014

Queridos hermanos todos en Cristo nuestro Señor, una palabra me ha cambiado la vida: el Papa Francisco me ha nombrado obispo de Papantla.

Voy a una tierra que sólo conozco de oídas, así como a su gente y su cultura. Voy consiente de mis debilidades, pero me confío en el Señor. Quisiera que la promesa hecha a Abraham, aunque en un grado muy menor, sea para mí y para ustedes una realidad: “Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. De ti haré una nación grande te bendeciré. Engrandeceré tu nombre y sé tú una bendición” (Gn 12 1-2).

Los tiempos actuales exigen de nosotros ser discípulos misioneros de aquel que es la Palabra y sólo poniendo a Cristo como principio, centro y fin de nuestra vida y bajo la acción del Espíritu Santo vamos a poder responder, desde el testimonio, a los desafíos actuales para ser una Iglesia en salida. Jesús dijo: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20), en él pongo mi confianza: “Es el Señor” (Jn 21, 7).

La Palabra, que se hizo carne y puso su morada entre nosotros (cfr. Jn 1, 14), por el poder del Espíritu se hace presente en la Eucaristía para que lo ofrezcamos al Padre y nos ofrezcamos junto con él por la salvación del mundo, y además se hace nuestro alimento para que no desfallezcamos en el camino de la fe, que nos conduce a la vida eterna.

Esta Palabra llegó a nosotros por medio de María (cfr.Ga 4, 4). Ella es el modelo para la escucha de la Palabra(cfr. Lc 1, 38) y modelo para vivir en la Palabra: “La palabra de Dios es verdaderamente su propia casa, de la cual sale y entra con toda naturalidad. Habla y piensa con la palabra de Dios; La palabra de Dios se convierte en palabra suya, y su palabra nace de la Palabra de Dios” (Verbum DominiNo. 28). Ella estuvo con los apóstoles, en el primer novenario de oración al Espíritu Santo (cfr. Hch 1, 14), ella estará con nosotros,como en la Bodas de Canaánpara pedir a Dios las gracias que necesitamos para la misión.

Por lo anterior quiero encerrar en tres palabras todo el misterio de la redención, todo el plan de Dios para la diócesis de Papantla, todo lo que el pueblo de Dios espera y todo lo que su servidor desea vivir con ustedes. Esas tres palabras son: “Palabra de Dios, Eucaristía y devoción a María”.La Palabra creadora, encarnada y predicada es la fuente de todo; la Eucaristía es el alimento que necesitamos para el camino; Maríaes madre de misericordia, nuestra poderosa intercesora y terror de Satanás. Nada sin Palabra, sin Eucaristía y sin María.

Desde que fui rector del Seminario de Cristo Rey pedí la oración de otros, para poder llevar las propias responsabilidades que se me habían encomendado y fui testigode la eficacia de la oración. Por eso desde ahora me encomiendo a su oración. De antemano, muchas gracias, pronto nos veremos para escribir juntos una nueva página de la historia de la diócesis de Papantla.

Ruego a la Santísima Virgen María y a su esposo San José que intercedan por nosotros.
 

+ Mons. José Trinidad Zapata Ortiz
VIII Obispo electo de Papantla

 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter