De Monaguillo a Párroco: Padre Johnny

DE MONAGUILLO A PÁRROCO: 50 AÑOS DE ENTREGA AL PUEBLO EN CAMINO

Después de una infancia al lado de un sacerdote que entregó su vida en Poza Rica, el Padre Luis Guillermo Vogues como un monaguillo inquieto, que fue moldeándose con los valores Scouts, que tuvo una inicial formación sacerdotal en Teziutlán, Pue, posteriormente en el seminario Montezuma, E.U.A., y que tuvo su momento culmen un 8 de febrero del año 1964 por imposición de manos del III Obispo de Papantla don Alfonso Ma. Sánchez Tinoco, 50 años después dimos gracias a nuestro Padre del Cielo en la Parroquia del Sagrado Corazón en Poza Rica, mismo lugar donde recibió el orden sacerdotal, el Pbro. Juan Jaime Suárez Silva, nuestro querido Padre Johnny como todos le conocemos y que es párroco de dicha comunidad.

Un día lleno de luz, de alegría y de emoción por estos cincuenta años de servicio a la comunidad que lo vio crecer. Ese día acompañaron al Padre Johnny su madre la señora Juanita Silva, que por cierto en días pasados cumplió 102 años de edad, sus hermanos, sobrinos y demás familiares y más de cuarenta sacerdotes venidos de nuestra diócesis y de otros lugares del país incluso del extranjero.
Poco después de las doce del día inició la procesión: el grupo de liturgia de los Scouts del grupo 10 de Poza Rica, los sacerdotes y de nuestro querido amigo Mons. José Rafael Palma Capetillo cantando como Pueblo en Camino que estaba reunido para celebrar al Cristo Peregrino, al que camina con nosotros.

El padre Usbaldo Castaño Zapata resaltó gran parte de la obra del Padre Johnny: el esfuerzo de repartir, desde hace poco más de treinta años, “la Hojita Mensajera” a nueve mil familias cada semana, el “Subsidio” que envía a varios sacerdotes como ayuda a la predicación dominical, “las Dinámicas”, que son un motor impresionante en las familias que se dejan empapar con el evangelio de Jesús. “todo eso que se ha plantado como semilla y que ha arrojado frutos del treinta, del cincuenta y del ciento por uno a lo largo del servicio ministerial del padre Johnny”

Un momento emotivo fue la acción de gracias que hizo el Padre Juan Jaime al Cristo Peregrino que lo ha acompañado a lo largo de su caminar sacerdotal con el gesto simbólico de una luz.
La fiesta culminó con el lanzamiento de globos al cielo uniéndose también todos los sacerdotes asistentes con este gesto a la acción de gracias de Johnny por estos años de entrega sacerdotal.
La fiesta de un sacerdote también es la fiesta de una comunidad pues juntos caminan en la fe al encuentro del Señor.

Por Wame Garcés Amaro
 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter