Festividad del Divino Niño Jesús

Divino Niño Jesús

Oración

Bendíceme, Niño Jesús! Y ruega por mí sin cesar.

Aleja de mí, hoy y siempre el pecado.

Si tropiezo, tiende tu mano hacia mí.

Si cien veces caigo, cien veces levántame.

Si yo te olvido, tú no te olvides de mí.

¡Si me dejas Niño, ¿Qué será de mí?

En los peligros del mundo asísteme.

Quiero vivir y morir bajo tu manto.

Quiero que mi vida te haga sonreír.

Mírame con compasión, no me dejes Jesús mío!

Y, al fin sal a recibirme y llévame junto a Ti.

Tu bendición me acompañe hoy y siempre.

Amèn.

Historia

La devoción al Divino Niño Jesús fue promovida por el sacerdote salesiano Juan del Rizzo que dedicó toda su vida a ayudar a los niños de Colombia en situación de calle en nombre de la Infancia de Jesús. Ejerció su ministerio principalmente en Barranquilla, Medellín y Bogotá y en todas estas ciudades pregonaba los prodigios que Jesús concedía a quienes honran su Santa Infancia. 

El Padre Del Rizzo seguramente tenía en mente la promesa que el Niño Jesús le hizo a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, monja de la orden de las Carmelitas Descalzas de Beaune (Francia) en 1636, poco antes de morir en olor de santidad: "Todo lo que quieras pedir, pídemelo por los méritos de mi infancia y tu oración será escuchada"

Fué en la ciudad de Bogotá donde buscó y encontró una bella imagen del Niño Jesús que pudiera representar todo el amor, la ternura, inocencia y alegría de la infancia de Jesús. Encontró la imagen de un niño Jesús de pocos años, de pie, descalzo y con los brazos abiertos y en alto; en actitud de ofrecer un abrazo a todos los que se acerquen a Él y de dirigirnos hacia El Padre Eterno. 

Se dice que originalmente la imagen incluía una cruz atrás del Niño. Esto, por cierto era muy común en algunas esculturas españolas de los siglos XVII y XVIII que solían representar al Niño con objetos que hacían alusión a su futura Pasión y Muerte (¿Recuerdan la imagen del Santo Niño de las Suertes de la cual ya les hemos hablado?)   Sin embargo el padre Juan del Rizzo pidió que la cruz fuera retirada porque decía:

 "¿Tan chiquito y ya lo quieren crucificar?"

De este modo el Divino Niño Jesús de Bogotá -como se le empezó a conocer- quedó caracterizado como la imagen de sencilla y dulce belleza de un niño de los barrios pobres de Nazareth, que a pesar de estar descalzo y muy sencillamente vestido, a sus pies se puede leer la frase "YO REINARÉ"; la cual se interpreta como que el amor y las bendiciones del Divino Niño Jesús reinaran no solo en el cielo, sino también en el corazón de todos sus devotos.

 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter