Semblanza de un cura rural

SEMBLANZA DE UN CURA RURAL

Con propósito de mis bodas de oro, comparto con ustedes esta grata experiencia: “yo nací el 4 de mayo de 1940, en Salvatierra, Guanajuato. Mis padres fueron Don Jesús Silva Camargo y Dña. María Rodríguez Carillo.  Estoy agradecido con Dios al haberme escogido como amigo, el que me haya confiado sus secretos y me haya hecho ministro y dispensador de sus misterios, por haberme hecho sacerdote por toda la eternidad.

Si se preguntan cómo nació mi vocación seguramente podría decirles que un día estando mi madre en oración ante el Santísimo Sacramento en la Iglesia de “capuchinas” en Salvatierra, Guanajuato, le dijo a Jesús: “Señor, tú me has dado siete hijos, si alguno te puede servir, escógelo, te lo regalo”. Y Dios le tomó en serio su petición y desde entonces sentí un atractivo por el sacerdocio. Era muy chiquito, apenas si tenía 14 años. Pero el Señor me llamó y me dijo: “ve y profetiza”.

Dios tiene sus caminos. Por aquellos días se encontraba de descanso el Padre José Luís Maldonado por esas tierras. Él hablo con mis padres y el me llevó al Seminario de Teziutlán, Pue. Aquél llamado iba tomando forma.

Ya en el año 1954 entré al Seminario Menor en Teziutlán, Pue. Todavía era un jovencito inocente y bueno, obediente, amigable; mis superiores eran el Padre Juan Mora Ric (Q.D.P.) y el Padre Maldonado que era el perfecto de disciplina. Hacíamos deporte y salíamos de paseo a lugares muy fértiles y cuando de agua se trataba íbamos a tirarnos unos clavados a los manantiales de Chignautla. El agua estaba siempre heladísima pero aun así nos bañábamos.

Después de haber hecho nuestros estudios en humanidades, fuimos becados 8 jóvenes para estudiar filosofía y teología en el Seminario Pontificio de Nuestra Señora de Guadalupe en Montezuma, New México, U.S.A. Las clases eran impartidas en latín y los libros estaban escritos en esta lengua, por lo cual conocer la lengua oficial de la Iglesia era mi primer reto.
Qué hermosa es nuestra consagración sacerdotal. Están los sacerdotes postrados en el suelo, mientras se canta el “veni creator Spiritus” para invocar la presencia del Espíritu Santo, después a cada uno de los candidatos al sacerdocio le dice al obispo: “me prometes obediencia y reverencia? – ¡te lo prometo! Y sella el pacto con un beso en la mejilla. Después te consagran las manos con el santo Crisma y bajas para que un familiar te ate las manos en señal de un pacto perpetuo.

Canté mi primera Misa solemne en Salvatierra, Guanajuato un 16 de julio de 1664. Al regresar de mis vacaciones para iniciar un año de estudios complementarios con el Padre Juan Núñez a orillas del mar, primero en Tecolutla y después en Casitas, ahí hicimos un posgrado haciendo de servicio a algunas parroquias que nos pedía el servicio. Esto nos servía de entrenamiento entre los estudios y la práctica. Después de un año de práctica, fuimos de lleno al trabajo pastoral en la Parroquia del Sagrado Corazón bajo la custodia del P. Guillermo Voges.

Mi primer trabajo fue en la colonia Laredo, por cierto muy conflictiva, porque había muchos malosos, pero a mí me respetaban. Posteriormente fue removido a Coyutla en donde le serví a Dios en los demás por 20 años: ahí me enfrente a diferentes dificultades y muy serias pero también halle  fortaleza y satisfacción en el cariño de tanta gente con la que convivía, conociendo su cultura, su lengua; inclusive hasta bailaba con ellos huapango en las fiestas de matrimonio. Muy bonito recuerdo tengo de esa etapa de mi vida sacerdotal.

Finalmente, me encuentro en Coatzintla en donde he servido por 24 años. He tratado de ser fiel a mi compromiso con Cristo y estoy consciente de mis limitaciones humanas, pero sé que no estoy sólo: si el Señor me llamó, el me dará fuerzas para seguir siendo fiel. Cuento con el apoyo divino y el cumplimiento de mi deber me llena de satisfacción y soy feliz porque soy lo que soy. Gracias por su cariño y que Dios los bendiga a todos”. P. Silva.

Por: Pbro. José de la Luz Silva R.
 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter