Y ese muchacho: ¿Qué hace aquí?

Y ESE MUCHACHO; ¿QUÉ HACE AQUÍ?
 
Tal vez, querido hermano has notado que en tu parroquia semana a semana se reúnen los distintos grupos que colaboran en el trabajo pastoral, y que los visitan algunos Jóvenes, comunes como tu hijo, sobrino, hermano o incluso como tú, estos jóvenes son nuestros hermanos seminaristas que semana a semana se dedican a vivir su Pastoral; ellos asisten cada semana a compartir su testimonio y a ayudarnos a crecer en la fe.
 
En este mes de julio pudiste notar que estuvieron acompañándote en tu Parroquia. ¿Por qué te cuento esto? Tal vez porque están ahí aunque tú no lo has notado, ellos durante 1 año brindan un servicio en diferentes Parroquias de nuestra Diócesis, y en este mes ellos nos apoyan día a día. ¿Qué hacen? Podría empezar contándote que orientan a las catequistas a hacer un testimonio de vida con los pequeños que toman su curso; están con los grupos de jóvenes dando fiel ejemplo de que se puede dar un “SI” a Jesús, Nuestro Señor; ayudan a los equipos litúrgicos, coros, dinámica matrimonial, en fin, tanto que ellos hacen por nosotros, y como te conté, a veces no lo notas. Así son las cosas del Señor, en ocasiones pasan desapercibidas para gente común que vive en su mundo. Por eso te invito a que incluyas a Dios en tu vida y que si notaste que ellos están en tu comunidad los ayudes con tu oración para que sigan fieles a su llamado, y si no tuviste la oportunidad de que en tu Parroquia los hermanos seminaristas lleguen; te unas a orar por las vocaciones y que dé fruto el testimonio que ellos nos dan.
 
Agradezco muy en especial a Isidoro y Francisco; quienes han hecho crecer a la comunidad de San Juan Evangelista, en Teziutlán, y te invito a que agradezcas por tener un seminarista o un sacerdote que trabaja con amor en tu parroquia.
 
¡Señor, Danos Vocaciones Según Tu Corazón! Así sea…
 
CLAUDIA A. PÉREZ DE JESÚS
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter