Decreto Año Jubilar Vocacional

YO, JOSÉ TRINIDAD ZAPATA ORTIZ
POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA
SEDE, OBISPO DE PAPANTLA.
 
Teniendo en cuenta que los obispos como sucesores de los Apóstoles tienen la misión de enseñar, santificar y gobernar (c.375) y que para llevar a cabo su misión tienen la potestad ordinaria, propia e inmediata que se requiere para el ejercicio de su función pastoral (c 381 & 1), por las presentes letras DECRETO:
 
LA APERTURA DE UN AÑO JUBILAR VOCACIONAL
 
Cuya fecha de apertura es el de hoy, 31 de julio de 2014, décimo aniversario de mi ordenación episcopal; y, como fecha de clausura el 9 de mayo de 2015, vigésimo quinto aniversario de mi ordenación sacerdotal. Este año será para dar gracias a Dios por el llamado que me ha hecho para ser discípulo misionero y para pedir, en oración al Dueño de la mies, vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras. Por lo tanto debe ser un año de acción de gracias y de petición de nuevas vocaciones. Además de todas las iniciativas pastorales o formas de oración elegidas a este fin, pido que se haga la oración por las vocaciones sacerdotales, ya sea en forma privada o pública.
 
Naturalmente, por razón de oficio, la pastoral vocacional es promotora y animadora de las distintas vocaciones que Dios quiere suscitar en nuestro pueblo. Sin embargo, hago un llamado para que todos nos sumemos para impulsar y vivir este año jubilar vocacional.  La pastoral es acción de toda la Iglesia, este año ha de ser una ocasión para profundizar en el ser y quehacer de las diversas vocaciones con las que el Señor ha bendecido nuestra Diócesis y también para motivarnos a dar una respuesta generosa. Por lo anterior, durante este año jubilar deberá haber eventos a todos los niveles, es decir parroquiales, de decanato, y a nivel Diócesis. Invito a todas las comisiones y dimensiones pastorales para que vayan presentando y realizando sus iniciativas y programas de acuerdo con este fin. 
 
Es muy conveniente que después de abrir el año jubilar vocacional, se haga también la apertura en cada parroquia en la forma que juzguen más conveniente y que de adapte a su situación y caminar pastoral. Posteriormente, se participará en los encuentros diocesanos por decanatos y finalmente, con la ayuda de todos, el próximo año haremos un evento festivo para dar gracias a Dios por nuestra vocación.
 
Que la Santísima Virgen María del Monte Carmelo nos alcance por su intercesión, durante este año jubilar vocacional, muchas bendiciones del cielo para que haya más vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras.
 
Dado en mi sede episcopal de la Diócesis de Papantla, a los TREINTA Y UN DÍAS del mes de JULIO del año DOS MIL CATORCE memoria de San Ignacio  de Loyola.
 
 
 
+ JOSÉ TRINIDAD ZAPATA ORTIZ 
 VIII OBISPO DE PAPANTLA     
 
 
PBRO. LIC. RAFAEL MARTÍNEZ HERNADEZ
SECRETARIO CANCILLER 
 
  
  
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter