Culmina Semana de Formación Permanente para Obispos

Con la participación de más de 90 obispos de toda la República mexicana, se llevó acabo en las instalaciones de "El Refugio" de la Arquidiócesis de Monterrey, la Semana de Formación Permanente para Obispos, que en esta ocasión trató el tema "La Visita Pastoral del Obispo, según las enseñanzas del Papa Francisco", que fue expuesto por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, y Coordinador del Consejo de 9 cardenales que asesoran al Papa en la reestructuración de la Curia Romana.
 
El Cardenal Rodríguez Maradiaga, recordando que la Visita Pastoral es una expresión de la presencia de Jesús, Pastor Supremo que ha visitado y redimido a su pueblo (cfr. Lc 1,68), señaló que durante ella, el Obispo visita no sólo instituciones sino ante todo personas, para animarlas en la fe, alentarlas en la esperanza y fortalecerlas en el amor, a fin de que la parroquia sea una comunidad de discípulos misioneros en plena comunión con toda la Iglesia, cuerpo de Cristo: con el Papa, los obispos, los presbíteros, los diáconos, las personas consagradas y los fieles laicos.
 
Destacó que el Obispo debe prepararse adecuadamente para efectuar esta visita con oración, formación permanente e informándose sobre la situación socio religiosa de la parroquia, a fin de visitarla como hombre de Dios: con  fe, esperanza, madurez, humildad, amabilidad, cercanía, misericordia, prudencia y mucho amor, procurando llegar a todos: a los sacerdotes, a las personas consagradas, a los seminaristas, a los fieles laicos y también aquellos que se encuentran alejados, que nunca han creído en Cristo, que han dejado de creer, o que tienen alguna religión o creencia distinta a la católica.
 
Recordó que el Obispo debe invitar, animar y orientar a todos a vivir en comunión con Dios en su iglesia y a trabajar por la mutua edificación y la construcción de la ciudad terrena, favoreciendo la justicia, la equidad, la caridad, la solidaridad, la paz y el bien común.
 
Afirmó que el Obispo debe evangelizar, orar, celebrar la liturgia y cuidar que la proclamación de la Palabra de Dios, la catequesis y la educación en la fe se lleven a cabo en fidelidad a la Revelación divina y al Magisterio de la Iglesia, lo que exige también orientar sobre temas fundamentales, como el respeto a la vida, los derechos humanos, cuestiones de bioética, el matrimonio, la familia, la libertad, la economía, las relaciones de trabajo, la democracia, la participación, la utilización de los bienes materiales, la educación para la paz, el desarrollo integral, el cuidado responsable del medio ambiente, el bien común y la convivencia armónica de las personas y los pueblos.
 
El Arzobispo de Tegucigalpa hizo hincapié en la importancia de que el Obispo llegue a todos: a los pobres y marginados, a los enfermos y discapacitados, a los migrantes, campesinos, obreros y empresarios, a los ancianos, niños, jóvenes, adolescentes y adultos, a los presos, a los centros de asistencia, a los centros culturales, a los medios de comunicación, a las autoridades civiles, a las escuelas y universidades católicas, a los seminarios donde se forman los futuros sacerdotes, a las casas y centros de los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica, a los monasterios ¡a todos!
 
También comentó que el Obispo debe invitar a una participación responsable y entusiasta a los sacerdotes, diáconos, personas consagradas, seminaristas y fieles laicos en la evangelización, en la celebración litúrgica, en la oración, en el servicio a la vida, la familia, los derechos humanos y en las obras asistenciales en favor de los necesitados y de aquellos que sufren.
 
Finalmente, concluyó destacando la importancia de que en la Visita Pastoral esté siempre presente la Santísima Virgen María, que como a san Juan Diego, en medio de las oportunidades y dificultades que enfrentamos, nos da la caricia de su consuelo maternal, diciéndonos: "No se turbe tu corazón… ¿No estoy yo aquí que soy tu madre?".
 
Por: Mons. Eugenio Lira Rugarcía
Fuente: www.cem.org.mx
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter