Fiesta Patronal Colipa, Ver.

TESTIGOS DE JESUCRISTO
Fiesta Patronal San Francisco de Asís, Colipa, Ver.
 
El pasado 4 de Octubre, como parte de los festejos de las fiestas patronales en honor de San Francisco de Asís, en la Parroquia de este municipio, Colipa, Ver., fueron más de doscientos bautizados los confirmados por el Sr. Obispo Auxiliar de Mérida Don José Rafael Palma Capetillo, Obispo residente en nuestra Diócesis. En la celebración del Sacramento de la confirmación, concelebraron los Señores Curas Edeudato Durán Viveros –párroco–, Manuel Lozano Ordoñez, José María Cruz Hernández y Atenógenes Hernández Atzin. 
 
Durante la misma, Monseñor Palma señaló que en este día de fiesta se rinde homenaje al Santo Patrono, San Francisco de Asís, como modelo del que cumple el Evangelio, el qué se humilla, se hace pequeño; es el mas grande y se hace importante para el Reino de los Cielos: “Pidamos el Espíritu Santo para que quienes se van a confirmar les de su fuerza; para cumplir con el sacramento de la fe cristiana que es un compromiso con Cristo. Todo lo que somos se lo debemos al Espíritu Santo: los dones de Dios se convierten en cualidades y habilidades que nos han sido dados para ponerlos al servicio de los demás y siempre deben estar impregnadas del amor que el Espíritu Santo infunde en los corazones. Somos templos vivos de Él y estamos llamados a edificarnos unos a otros. La Palabra de Dios no sólo tiene buenos consejos, sino que tiene mandatos y exigencias que debemos cumplir. Hacer del Evangelio la norma de nuestra vida es la propuesta de San Francisco de Asís. Él usaba un saludo que en la familia Franciscana se sigue haciendo: “Paz y Bien”. Hacer siempre el bien nunca el mal, que es el mensaje de Jesucristo”. 
 
“Cuidémonos mucho de la malicia y astucia de satanás, el cual quiere que el hombre no tenga su mente y su corazón dirigidos a Dios. Y anda dando vueltas buscando adueñarse del corazón del hombre y, bajo la apariencia de alguna recompensa o ayuda, ahogar en su memoria la palabra y los preceptos del Señor, e intenta cegar el corazón del hombre mediante las actividades y preocupaciones mundanas, y fijar allí su morada” (San Francisco de Asís).
 
MARÍA CANTÚ P. / JUAN LOYA C.
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter