Fiesta de Todos Los Santos

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS
PARROQUIA DEL SAGRARIO, TEZIUTLÁN, PUE.
 
En la fiesta de todos los Santos, celebramos a las personas que han llegado al cielo de un modo peculiar. “SANTO” es aquel que ha sido canonizado y es propuesto por la Iglesia como ejemplo de vida cristiana. “COMUNION DE LOS SANTOS” significa que ellos participan activamente en la vida de la Iglesia, por el testimonio de sus vidas, por la transmisión de sus escritos y por su oración. Contemplan a Dios, lo alaban y no dejan de cuidar de aquellos que han quedado en la tierra. La “INTERCESIÓN DE LOS SANTOS” significa que ellos, al estar íntimamente unidos con Cristo, pueden interceder por nosotros ante el Padre. 
 
Reconocerles, ayuda mucho a nuestra debilidad humana: su intercesión permite que podamos descubrir nuestro servicio dentro del plan de Dios. Podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero. Por esto, la Iglesia ha querido que un día del año lo dediquemos especialmente a rezar a los Santos para pedir su intercesión. 
 
Este día es una oportunidad que la Iglesia nos da para recordar que Dios nos ha llamado a todos a la Santidad. Que ser Santo no es tener una aureola en la cabeza y hacer milagros, sino simplemente hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien, con amor y por amor a Dios. Que debemos luchar todos para conseguirla, estando conscientes de que se nos van a presentar algunos obstáculos como nuestra pasión dominante; el desánimo, el agobio del trabajo, el pesimismo, la rutina y las omisiones.
 
 ¿CÓMO ALCANZAR LA SANTIDAD? 1.- Detectando el defecto dominante y planteando metas para combatirlo a corto y largo plazo. 2.- Orando humildemente, reconociendo que sin Dios no podemos hacer nada. 3.- Acercándonos a los Sacramentos. (Cfr. Tere Fernández. Fuente: Catholic. Net). 
 
Del mismo modo, la Conmemoración de los fieles difuntos, popularmente llamada “Día de los muertos”, es una celebración que tiene lugar el 2 de Noviembre complementando la Conmemoración de Todos los Santos. El objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio. 
 
Ciertas creencias populares relacionadas con el “día de los difuntos” son de origen pagano. De tal forma que los campesinos de muchos países católicos creen que en la noche de los difuntos, los muertos vuelven a las casas donde antes habían vivido y participan de la comida de los vivientes. Estas celebraciones en realidad comenzaron como una fiesta para honrar a personas que, debido a su maldad, habían sido destruidas por Dios en los días de Noé (Gen. 6:5-7; 7:11). 
 
La práctica religiosa hacia los difuntos es sumamente antigua. El profeta Jeremías en el Antiguo Testamento dice "En paz morirás". A su vez en el libro 2do de los Macabeos está escrito: “Mando Juan Macabeo ofrecer sacrificios por los muertos, para que quedaran libres de sus pecados” (2Mac. 2, 46). Fue así, como la Diócesis de Lieja la adopto cerca del año 1000; en Milán se adoptó en el siglo XII, hasta ser aceptado el 2 de Noviembre, como fecha en que la Iglesia celebrara esta fiesta.
 
Conociendo el por qué honramos a los que nos han precedido en el signo de la fe,  colocamos la ofrenda en la Parroquia del Sagrario "Santa Iglesia Catedral", ofrecida por el eterno descanso de los padres Jacinto Pozos, Hugo Chino, Abel Ordoñez y Diacono Roberto Rico Castillo.
 
PBRO. RENÉ GÓMEZ/JUAN REYES
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter