Comunicado de la CEM

Comunicado de la CEM por la muerte del P. Gregorio López Gorostieta
 
Los obispos de México nos unimos a la pena que embarga a S.E. Mons. Maximino Martínez Miranda, a la Diócesis de Ciudad Altamirano, al Seminario Mayor “La Anunciación” y a la familia López Gorostieta por el sensible fallecimiento del P. Gregorio López Gorostieta, quien perdiera la vida de forma injusta y violenta.
 
Confiados en la vida nueva y eterna que Dios nos ofrece en Jesús, nacido en Belén para salvarnos, pedimos al Señor que conceda al P. Gregorio el eterno descanso y fortalezca con la esperanza cristiana a sus familiares, a los seminaristas, a los formadores, a S.E. Mons. Maximino y a toda la Iglesia que peregrina en Ciudad Altamirano.
 
Haciéndonos eco del sentir de muchos mexicanos, repetimos: ¡Basta ya! No queremos más sangre. No queremos más muertes. No queremos más desparecidos. Exigimos a las autoridades el esclarecimiento de éste y de los demás crímenes que han provocado dolor en tantos hogares de nuestra patria, y que se castigue conforme a derecho a los culpables.
 
Invocando la intercesión de Santa María de Guadalupe, renovamos nuestra invitación a unirnos para pedir a Dios por la conversión de todos los mexicanos, especialmente de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte, y para que todos nos comprometamos a ser agentes en la construcción de un México justo, reconciliado y en paz.
 
Por los obispos de México.
 
 
+José Francisco Cardenal Robles Ortega 
Arzobispo de Guadalajara 
Presidente de la CEM
 
+Eugenio Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla
Secretario General de la CEM
 
NOTICIA COMPLETA
 
El cuerpo del sacerdote Gregorio López Gorostieta, fue localizado con un impacto de bala en la cabeza la tarde de este jueves en un tramo de la carretera que conecta a Ciudad Altamirano con el municipio de Arcelia, Guerrero.
 
“Con fe puedo decir que está gozando de la presencia de Dios”
 
De acuerdo con información de las autoridades, Gorostieta López fue encontrado en la parte de atrás de la cabeza tallada en roca del general Lázaro Cárdenas, en las inmediaciones de Tlapehuala.
 
El sacerdote fue secuestrado por un comando armado la noche del 21 de diciembre en la cabecera municipal de Ciudad Altamirano, considerada como el centro político de la Tierra Caliente de Guerrero.
 
A través de su cuenta de Facebook, la Catedral de Ciudad Altamirano, el padre Javier, confirmó el homicidio del cura.
 
“Hoy comunico con profundo dolor que nuestro hermano el padre Gregorio López Gorostieta ha partido a la casa del padre. Con fe puedo decir que está gozando de la presencia de Dios", publicó”.
 
También se dio a conocer que sus restos serán velados este jueves en el Seminario de Ciudad Altamirano y el viernes serán trasladados a su parroquia en Nanchititla.
 
Los captores nunca se comunicaron para solicitar el pago de un rescate, pese a que la Diócesis de Altamirano realizó una marcha encabezada por sacerdotes para implorar que se le liberara con vida.
 
Por la mañana de este jueves, en medio de un mensaje de esperanza por la Navidad, la Arquidiócesis Primada de México se había sumado al reclamo contra la violencia e inseguridad en este país por la desaparición del sacerdote.
 
La mañana del jueves 25, la Fiscalía General del Estado (FGE) todavía tenía la información de que el religioso estaba secuestrado, pero no se mencionaba la implementación de algún operativo de búsqueda.
 
Hasta el momento no se tienen indicios de qué grupo criminal está involucrado en el secuestro y asesinato de López Gorostieta.
 
Ciudad Altamirano es el municipio más importante de la Tierra Caliente, una de las zonas donde se registran índices altos de criminalidad, en especial en relación a la pugna de cárteles del crimen organizado.
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter