Así se van “los grandes”

 
“Uno  busca el camino que los sueños prometieron…”
 
Nuestra diócesis desde hace cuarenta años, quizá más, siempre ha tenido  el gusto por el periodismo religioso. Ese gusto no ha quedado en el vacio ni en  intentos fallidos sino que se ha concretizado en múltiples paginas  en el ejercicio del  mismo. 
 
Hace  más de cuatro décadas nació el “BIM” (boletín informativo mensual)  que era una publicación “ad intra”  del acontecer diocesano realizado de manera  acuciante  por el  Padre Manuel  Méndez.  El BIM concluyó su ciclo para dar paso  a “LA PALABRA”, primer  periódico de circulación  diocesana promovido fuertemente por Mons. Genaro Alamilla (IV Obispo diocesano). No tengo el dato preciso del número de emisiones de “LA PALABRA”  ni por cuantos años se sostuvo, lo cierto es que disfrutamos sus paginas por larga temporada.    Tras varios años de silencio,  nace con gran fuerza “MENSAJE TAJIN”  no sin la polémica  motivada por el nombre, el logo y el formato.
 
 Diez años han transcurrido desde el nacimiento de “Mensaje Tajín” en donde sacerdotes como el Padre Manuel Méndez y  posteriormente el  Padre Lauro Larracilla pusieron  su mejor esfuerzo para darle vida  haciéndolo crecer  tanto  en formalidad como en  el gusto de los lectores.
 
La nueva directiva, siempre entusiasta y llena de proyectos, tiene en mente una metamorfosis que,  llegado el  momento, habremos de conocer. 
 
Mientras tanto, viene a mi mente un acontecimiento que quiero traer para todos ustedes y, como un punto comparativo, me parece interesante  sacarlo del archivo de los recuerdos cual   mera ilustración. 
El 19 de enero de l998 llegó a su fin el noticiero  más importante de habla hispana conducido magistralmente por el Lic. Jacobo Zabludovky  quien fue un icono y,  por supuesto,  un referente  necesario dentro   del periodismo. Esa noche,  después de 30 años al aire y   tras  una transmisión aparentemente  normal,   el Lic. Zabludovky simplemente  anunció: “24 horas termina hoy, muchas gracias…buenas noches”. 
 
Todo concluyó…simplemente así…mientras, se escuchaba en el ambiente  el tango “Uno”, el preferido de Jacobo: “Uno busca lleno de esperanza, el camino que los sueños prometieron a sus ansias…”. 
 
 Así se van “los grandes”, sin dramas… sin aspavientos. 
 
Emulando aquellas palabras, también  deseo  comunicarle   amigo mío que: esta fue la ultima emisión de “Mensaje Tajín”…muchas gracias por habernos leído.
 
Por: Pbro. Arturo Jimenez Gasca
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter