Confirmaciones en Cazones, Ver.

“Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío”
 
Con motivo de las fiestas Patronales del Sagrado Corazón de Jesús en la Parroquia del mismo nombre en Cazones, recibieron su Confirmación adultos, jóvenes y niños en una fecha tan especial para la comunidad. Nuestro Señor Obispo José Trinidad Zapata Ortiz celebró la Eucaristía y concelebraron el Señor Cura Héctor Abraham Abril y Pbro. Mauricio Alejo Gerónimo. El Padre Héctor dio la bienvenida a las diferentes comunidades de la Parroquia, a las Autoridades Municipales y al Señor Obispo. Monseñor comentó que  tenía un año de haber estado en Cazones y que fue una de las primeras Parroquias que visitó de la Diócesis y que le daba mucho gusto saludarles, explicó que en el día del Sagrado Corazón se está acostumbrando de manera especial hacer Oración por los Sacerdotes pero dijo, sé que ustedes rezan por nosotros todos los días, hoy es la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús es decir la fiesta del Amor de Dios, vamos a vivir esta celebración de Corazón a Corazón.
 
Expresó que era bonito que la Confirmación sea en esta fiesta por que la fuente de la salvación es el Sagrado Corazón de Jesús, el corazón simboliza a toda la persona de Jesús y es también hablar de Dios que nos envió a su Hijo Jesús para que muriera por nosotros en la cruz. Cuando a Jesús le atravesaron su corazón con la lanza dice la escritura salió sangre y agua que es el símbolo de la Gracia y los Sacramentos de la iniciación Cristiana, el agua simboliza el Bautismo y otras veces simboliza el Espíritu porque nos Bautizan con agua pero es un Bautismo en el Espíritu para ser Hijos de Dios en la Confirmación recibimos al Espíritu Santo y la sangre simboliza la Eucaristía Sangre de la nueva Alianza y también de ahí broto la Iglesia misma, porque la Iglesia la forman los Sacramentos de la Iniciación.
 
“¡Oh Jesús! Yo consagro mi corazón, colocadle en el vuestro, pues sólo en Él quiero vivir y sólo a Él quiero amar; en vuestro corazón quiero vivir desconocido del mundo y conocido de vos, sólo en este corazón beberé los ardores del amor que consumirán al mío; en Él encontraré la fuerza, la luz, el calor y el verdadero consuelo. Cuando el mío esté desfallecido, Él me reanimará, cuando inquieto y turbado, Él me tranquilizará”.
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter