Educar en la ecología

Niños y ecología
 
El compromiso con nuestro planeta, amenazado por la contaminación y por el cambio climático, entre otros problemas, parece haber tomado un casi invisible segundo plano dada la crisis económica que atravesamos.
 
Si lo pensamos bien, contribuir a la ecología y ser consecuentes y respetuosos con nuestro entorno natural es de alguna manera, luchar contra esta circunstancia económica, pues el ahorro está inevitablemente ligado a las tres R: reducir el consumo, reciclar los materiales y reusar los deshechos antes de deshacernos de ellos definitivamente en el cubo de la basura. 
 
Reducir cantidades
Es una de las más básicas formas que toma la conciencia ecológica y que puedes poner en práctica en cualquier sitio, fuera o dentro del hogar. Enseñar a los niños a que casi siempre las pequeñas cantidades resultan más beneficiosas que la desproporción en bienes.
 
Ejemplos sencillos pero claros
Haz que tu hijo sea partícipe de la compra, al menos mirando cómo lo haces. Habla en voz alta y comenta el porqué de tu elección. Hazle ver que escoges los productos que sabes,  vas a utilizar. Así mismo elige productos ecológicos. 
 
Reciclar materiales
Reciclar ya no es una de esas propuestas que todos nos planteamos, sobre todo a comienzos de año y que se queda ‘perdida en el olvido’, como acudir al gimnasio o dejar de fumar.  Hoy en día es raro el hogar donde no se recicle mínimamente. El papel, el plástico, el vídeo y los residuos orgánicos van en contenedores separados escrupulosamente para que sea mucho más fácil discernir entre lo que se puede o no reusar.
 
Reusar lo que “ya no queremos”
Cuando tenemos un poco de holgura económica tendemos a ser caprichosos y a abarcar más de lo que podemos o realmente necesitamos. Eso de ‘bienes de primera necesidad’ se ha convertido en algo obsoleto, y a pesar de que hay crisis, no dejamos de comprar, de salir y de consumir. En la ropa, en la comida, en el papel, etc.
 
Que aprendan de ti:
Cuando salgas a la calle con los pequeños asegúrate de que te vean tirar los envoltorios y residuos a los botes de basura.
 
Cuando vayas a tirar la basura o a organizar las bolsas según los residuos, haz que tus hijos te acompañen como si se tratara de una actividad lúdica para ellos. Deben aprender en primera persona dónde va cada tipo de deshecho.
Todos debemos tomar como hábito el reciclaje y a poder ser estas premisas ecológicas que te hemos citado. Educar en la ecología y el compromiso con el medio ambiente es primordial para que las nuevas generaciones sean cada vez más responsables.
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter