Nueva Parroquia en la Diócesis

Nace la Parroquia de Nuestra Señora de Amatitlán
 
Con la presencia del señor Obispo José Trinidad Zapata Ortiz, se lleva a cabo la transición de Cuasi-Parroquia a Parroquia la comunidad de Nuestra Señora de Amatitlán, siendo leído el decreto por el Presbítero Manuel Lozano Ordoñez, fechado el 7 de julio del año 2015 y firmado por el octavo Obispo de Papantla, en Teziutlán Puebla, Sede de la Diócesis y el Secretario Canciller Presbítero Lauro A. Larracilla Lara. 
 
La Santa Misa estuvo concelebrada por sacerdotes pertenecientes al Decanato Juan María Vianey, al que pertenece la nueva parroquia, misma que se le asignó como Primer Párroco al Presbítero Celso Hernández Pérez, quien trabajara con la comunidad en la obras de remodelación, donde destaca la renovación del altar central, mismo que fue bendecido por el Señor Obispo en una ceremonia muy especial oficiada al anochecer.
 
La nueva Parroquia de acuerdo al decreto tiene como sede parroquial la comunidad de Libertad, Misantla, Ver., misma que por 45  años fuera cuasi parroquia, siendo en aquel tiempo nombra por el Obispo Alfonso María Sánchez Tinoco, ayudando así a la  Parroquia de Misantla, la cual era muy grande.
 
Desde el inicio del programa nos percatamos de una característica muy especial de la ceremonia, que el trabajo de coordinación del responsable de liturgia en la Diócesis, Presbítero Leonel Meza Trejo, con la comunidad, hizo de ella que la feligresía tuviera gran participación en la misma.
 
También se bendijo el edificio que albergará la Sede de la nueva Parroquia, con el apoyo de los sacerdotes concelebrantes, en un rito bastante emotivo, ya que tanto el nuevo altar como el edificio fueron ungidos por el santo crisma, santificándolos de ésta manera.
 
Sin duda un día de fiesta para los habitantes de Libertad y totas las comunidades que contempla la demarcación de la nueva Parroquia. En la homilía, Monseñor Zapata invitó a todos los fieles a ser parte de la Iglesia y que coloquen a Jesús en el centro de nuestras vidas. 
 
Por: Donaciano Perdomo Maldonado
 
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter