El cáncer de mama

En el marco del "Día internacional de la lucha contra el cáncer de mama", que se celebra este 19 de octubre, lanzan la campaña "El cáncer de mama #DateUnaMano" para potencializar los esfuerzos de instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil respecto a la enfermedad.
 
El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) informó en un comunicado que se une a la campaña y resalta la importancia de reconocer las necesidades psicológicas y sociales de las mujeres en todo el ciclo de vida desde una perspectiva de género, de impulsar estilos de vida saludables y lo fundamental promover la autoexploración para reducir los riesgos.
 
En el ámbito mundial, el cáncer de mama es la segunda neoplasia más frecuente en la población y la primera entre las mujeres, con un estimado de 1.67 millones de nuevos casos diagnosticados anualmente, lo que representa el 25% de los casos de cáncer en mujeres.
 
A partir de 2006 en México, el cáncer de mama se ubica como la primera causa de muerte por cáncer en la mujer. Anualmente se estima una ocurrencia de 20 mil 444 casos en mujeres, con una incidencia de 35.4 casos por 100 mil mujeres. Es así que este padecimiento ha ocasionado que el 25%, de las 269 mil 332 defunciones de mujeres mexicanas en 2013, haya sido por neoplasias como el cáncer de mama y de cuello uterino; es decir, en el año 2013 ocurrieron en el país 269 mil 332 defunciones de mujeres mexicanas, el 13% por tumores malignos y el 25% por neoplasias como el cáncer de mama y de cuello uterino.
 
Hasta ahora, los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra "2015, Año del Generalísimo José María Morelos y Pavón".
 
Cuando el cáncer se detecta a tiempo, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas; cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para disminuir el sufrimiento físico y emocional de la paciente.
 
El cáncer de mama es un problema de gran magnitud en nuestro país. Cuando a una mujer o a un hombre le diagnostican cáncer de mama surge una desestabilización emocional debido a que irrumpe en la vida de la persona y genera una infinidad de preguntas, sentimientos y emociones, sin embargo hay un reajuste emocional para adaptarse a la nueva situación. El cáncer se vive de manera individual pero es necesaria la corresponsabilidad ante la problemática, es decir, si se invierte en la prevención es posible lograr sociedades estables y productivas.
 
La detección oportuna se promueve mediante la autoexploración, el examen clínico y la mastografía, estudio gratuito en las instituciones del Sistema Nacional de Salud. La autoexploración se debe recomendar a partir de los 20 años con la finalidad de sensibilizar a las mujeres sobre el cáncer de mama, que tengan un mayor conocimiento de su propio cuerpo e identificar cambios anormales para la demanda de atención médica apropiada. El examen clínico debe ser practicado anualmente, a partir de los 25 años por personal de salud capacitado en la exploración de las mamas. La mastografía de tamizaje se recomienda en mujeres aparentemente sanas de 40 a 69 años de edad, cada dos años.
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter