Vivir la fraternidad sacerdotal

“Pastor Pastores,  Siervo de Siervos”
 
Comisión de vocación y ministerio: seremos discípulos misionero con Cristo Pastor, como él y por él.
 
Teocelo, Ver., fue la sede de una experiencia maravillosa que vivimos los días del 31 de Agosto al 4 de septiembre de 2015, parte de la comisión de vocación y ministerio de nuestra Diocesis de Papantla con nuestro señor Obispo a la cabeza, dando testimonio de su paciencia , de su capacidad de escucha, convivencia y fraternidad.
 
Alegría inmensa al reunirse las ocho diócesis de la región Golfo y Tabasco como invitado especial con un objetivo común entre todos; VIVIR LA FRATERNIDAD SACERDOTAL, Mons. Sr. Julio Botía facilitador de esta maravillosa experiencia no se cansó de motivarnos, alentarnos y llevarnos de la mano por una experiencia completamente Cristológica, Eclesiológica y Antropológica para vivir a Imagen de Jesús Pastor y Servidor de todos. 
 
Fue una experiencia maravillosa; dinámicas, rizas, convivencia,  y una rica atención de todos con todos; verdaderamente aprendimos que siendo hermanos; interesándose unos por otros, sintiendo la verdadera y autentica hermandad se puede vivir a la salvación fraterna que Cristo Jesús nos trajo, además aprendimos que solo el trabajo en equipo vivido en y desde la fraternidad sacerdotal se entiende la verdadera y autentica comunidad cristiana.
 
Las Eucaristías y los momentos de Lecctio Divina, vividas desde la dimensión comunitaria, adquieren su verdadero valor salvífico. Centrando todo en Cristo se mira una realidad completamente diferente, puedes mirar al hermano sacerdote como un Tu en su totalidad, aceptándolo tal y como es; tal y como Dios nos ve. 
 
En los momentos de descanso y deporte; se ve que volvemos a ser como niños, en donde no hay barreras ni diferencia, las fronteras desaparecen  las distancias se acortan y lo que parecía imposible de vencer; los conceptos y las posturas, los esquemas y las estructuras mentales quedan atrás. Solo se vive la FRATERNIDAD.   
 
Gracias Mons. Señor Julio Botía,  porque con su ejemplo y su testimonio nos ayudó a entender un poco más el verdadero sentido de nuestro ministerio pastoral.
 
Y a los Señores Obispos Don José Trinidad Zapata Ortiz e Hipólito Reyes Larios por su entrega y su paciencia, su capacidad de escucha y por el amor prestado a su presbiterio, Dios los bendiga siempre. 
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter