Apertura de actividades en los Seminarios

"Es Necesario Formar Personas que Sean Realmente Testigos de la Resurrección de Jesús."
 
Con la asistencia de varios sacerdotes, seminaristas y fieles cristianos, en Teziutlán y Papantla, Nuestro Obispo, Padre y Pastor, Monseñor José Trinidad Zapata Ortiz celebró la Eucaristía de Apertura para inaugurar las actividades propias de este curso, en las respectivas instalaciones.
 
En Teziutlán, Monseñor exhortó a los seminaristas a convertirse en verdaderos discípulos del Señor y dejarse moldear por las manos del Maestro. A tener un corazón abierto para acoger su Palabra y ésta se convierta en el itinerario de todo seminarista que aspira a convertirse en discípulo del Señor, Maestro de vida y de comunidad. Un corazón abierto permite siempre dar una respuesta generosa y llena de amor al llamado al que se intenta responder.
 
En Papantla, día tan importante en que celebramos a nuestra Señora de los Dolores, María al pie de la cruz – acentúo nuestro obispo –, pedimos que este nuevo año escolar del Seminario Menor tenga muchas bendiciones de Dios y yo creo que si pues celebrándolo en este día de la Santísima  Virgen María ella va a ser  nuestra poderosa intercesora durante todo este año. 
 
Los Seminaristas tienen que ubicarse en el tiempo como la vocación es situada en la historia y en el tiempo, aquí hay una regla una disciplina eclesiástica de que el que quiera ser Sacerdote  tiene que ser soltero y tiene que comprometerse con una promesa de celibato. 
 
Hay que casarse y comprometerse con Dios y con la Iglesia si queremos seguir al Señor vamos a entregarle nuestra vida, la entrega de nuestra vida es que el Señor nos lleve por donde él quiera y para eso necesitamos identificarnos con él durante el tiempo del Seminario para ser ordenados Sacerdotes y después no va a faltar la cruz,  María estaba al pie de la cruz, ¿qué significa esto para nosotros los Sacerdotes o para quienes quieren ser Sacerdotes? que María también va a estar en nuestra cruz que nosotros también tenemos que asumir la cruz cargar la cruz, el Señor estará con nosotros porque él dijo “vengan a mí los que estén fatigados y agobiados por la carga y yo los ayudare” no dijo que nos quitara la carga sino que nos ayudara y entonces María también estará porque ella así como estuvo al pie de la cruz de su Hijo así estará al pie de la cruz de los que siguen a su Hijo. 
 
En María se cumplió lo que le anunció Simeón “una espada de dolor te atravesara el corazón” y esa espada de dolor especialmente atravesó el corazón de María en el momento de la cruz y durante la pasión, ella acompaño a su Hijo si Jesús sufría físicamente y en lo más profundo de su ser María sufría espiritualmente a ella no la golpeaban no la agredían físicamente sin embargo sufrió espiritualmente, de manera que esta fiesta de María es para ponernos a meditar que María acompaño a Jesús en su pasión y su cruz y que así como dio a luz al Hijo de Dios dio a luz a la cabeza de la Iglesia y al pie de la cruz dio a luz a la Iglesia es decir al cuerpo místico de su Hijo y la dio a luz con dolor padeciendo con su Hijo Jesús en el momento de la cruz. Es muy importante la Santísima Virgen María para nuestra historia de salvación y nuestra historia de dolor porque los Discípulos de Jesús no están exentos del dolor la Santísima Virgen María nos acompaña e intercede por nosotros, también es importante tenerla en cuenta en nuestra Patria porque para México la Santísima Virgen María es el alma de la nacionalidad mexicana desde el principio de la historia de México nuestra Señora de Guadalupe, y ahora sufre por sus hijos que son secuestrados, asesinados por los jóvenes que son las victimas más vulnerables de la violencia, por los que son víctimas de ideologías y creencias que los aparta de Dios María sufre y nos acompaña es nuestra Señora de los Dolores, cuanto sufrirá por la muerte de inocentes por medio del aborto. México es un país que nuestra Señora de los Dolores sufre con él, necesitamos a María para cargar esta cruz y hacerla más llevadera vencer la violencia y la inseguridad. Le pedimos a nuestra Señora de los Dolores que interceda por nosotros para que carguemos la cruz de cada día y para que la violencia vaya desapareciendo de nuestro México. Hermanos ustedes que van a portar de ahora en adelante la sotana les decimos Bienvenidos al Seminario y les pedimos que la lleven con dignidad es decir que respondan al Señor generosamente quien les llama a esta vocación que su vida hable más que sus palabras reciben esta sotana como signo de incorporación al Seminario y como signo de que quieren seguir a Jesucristo.       
 
Después de cada Eucaristía, Monseñor Zapata Ortiz, presentó al cuerpo de formadores en ambos Seminarios y, los Señores Rectores de ambas Casas de formación, a su vez, presentaron al cuerpo de maestros que impartirán clases durante este año. Para finalizar tan agraciado momento, después del pan de la Eucaristía, se compartió el pan de la mesa, que nos recordó la alegría de ser verdaderos discípulos del Señor.
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter