Misericordioso como el Padre

 
Sed Misericordiosos Como Vuestro Padre Es Misericordioso
 
En la casa de la Iglesia los días trece y catorce de Febrero en Papantla, se llevó a cabo el VII Retiro Diocesano de Intercesión  con el Tema “Intercesores Misericordiosos” impartido por el Padre Carlos Triana. El Padre Triana inicio diciendo si el Intercesor no es misericordioso no es Intercesor, el intercesor pide a Dios por los enfermos, ancianos, por los que están pasando una prueba, se conduele del sufrimiento del otro por eso el Intercesor debe tener un corazón misericordioso, que le guste orar, que saboree las cosas espirituales, el Intercesor tiene como modelos a Jesús y a María los más misericordiosos, si un intercesor no es misericordioso su oración se vuelve ineficaz  pero si la oración es de un intercesor misericordioso es una oración poderosa. 
 
El Señor tiene varios cuerpos, el primero es el cuerpo físico que lo tomó de la Virgen María con ese cuerpo que tenía un corazón humano Él oró: el intercedió por todos y ofreció ese cuerpo en la cruz como ofrenda agradable a Dios por la salvación del mundo; el segundo cuerpo de Jesús es su cuerpo místico que es la Iglesia y cuando el cuerpo místico hace oración, cuando intercede, esta continuando la intercesión de Jesucristo por eso cuando un Intercesor ora o ayuna o hace una ofrenda por los demás, esta continuando la intercesión de Jesucristo, le estamos prestando a Jesús nuestro cuerpo, nuestra vida para que él siga a través de nosotros intercediendo y el cuerpo no puede vivir una vida diferente a la de su cabeza por eso tenemos que ser misericordiosos como el Señor Jesús es misericordioso y que se compadece por los demás, ofrece su cuerpo físico y derrama toda su sangre para el perdón de la humanidad. 
 
El pecado es el peor de nuestras miserias porque nos puede hacer perder la vida eterna, por eso lo mejor que nos puede pasar es trabajar para ganar la vida eterna.  El primer título que se le da a Jesús es, que es el cordero que quita los pecados del mundo, el segundo título es el de médico porque el  vino a sanar enfermos especialmente  enfermos de pecado y estas son actitudes misericordiosas, el tercer título que se le da es el buen Pastor y el buen Pastor da la vida por las ovejas, busca a la oveja perdida, sana a la oveja enferma, venda las heridas, todo esto es tener un corazón misericordioso, el cuarto título el Padre misericordioso y dice como el Padre me ha amado así los amo yo y es un papá misericordioso que no reclama sino que abraza y le da al hijo una dignidad nueva, el quinto título  la parábola del buen samaritano es una fotografía de Jesús porque es el buen samaritano que se compadece de los agraviados del camino, Jesús es el buen samaritano que nos manda a ser buenos samaritanos como él para que seamos misericordiosos, sexto título Jesús es el Sumo Sacerdote misericordioso capas de compadecerse de nosotros porque experimento el rechazo, la burla, el dolor, el sufrimiento, el hambre, la incomodidad, todas las tentaciones que tenemos nosotros, pero no experimento el pecado. El séptimo título Jesús es el ungido de Dios, lleno del Espíritu Santo que paso haciendo el bien y liberando a los oprimidos por el diablo, paso teniendo misericordia, paso practicando misericordia, lo que nos dice que para ser misericordiosos tenemos que estar ungidos con la unción de misericordia que solo da el Espíritu Santo que unge al corazón y lo llena de sentimientos de misericordia. 
 
Intercesores para ser misericordiosos, para que pasemos haciendo el bien como Jesucristo necesitamos la unción del Espíritu Santo. Nuestra oración debe ser misericordiosa porque Jesús es el misericordioso, orar por los vivos y los muertos es una de las obras de misericordia espirituales y los Intercesores lo hacemos por eso tenemos que ser los intercesores, hombres y mujeres misericordiosos. Jesucristo tiene un tercer cuerpo, un cuerpo de Luz resucitó con otro cuerpo, un cuerpo Glorioso y está sentado a la derecha del Padre y está intercediendo porque él es Misericordioso. Ser Intercesores misericordiosos, llenos de amor y ternura ungidos por el Espíritu Santo.
 
 
 
Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter