“Que Todos Seamos Uno en Jesucristo, Para que el Mundo Crea”

Con el rezo del Rosario de la Preciosa Sangre de Jesucristo los Intercesores de la Diócesis de Papantla iniciaron su procesión que por cuatro años consecutivos han realizado. El primer año la procesión se hizo hacia la Parroquia de nuestra Señora de Fátima; el segundo año a la Parroquia de nuestra Señora de Guadalupe; el tercer año correspondió el traslado a la Parroquia de San Judas Tadeo, y este año a la Parroquia de San Martin de Porres. Sus oraciones y rosarios son para interceder por la Paz del mundo, por México y la Paz en las familias.

Fue así que el Padre Abel Prado recibió la procesión bendiciendo a todos los intercesores y peregrinos y celebró la Eucaristía. Indicó que todo el divino cuerpo de Jesucristo fue torturado y lastimado terriblemente. Cristo murió en la Cruz por amor a todos nosotros y resucito: Él nos dice: “Yo soy la vid y ustedes los sarmientos”, debemos estar adheridos a Jesús.

Somos pecadores: algunas veces llenos de mentira, otras veces estancados en el adulterio, sin quererlo o desearlo nos llenamos de blasfemias, e inclusive hasta hemos caído en el sacrilegio sin darnos cuenta; aun así, Jesús nos purifica de nuestra lepra y sana nuestra ceguera; a través de los Sacramentos Jesús nos deja transparentes, puros. No olvidemos que tenemos que ser Santos.

“Mi Sangre Preciosa baña al mundo y lo redime de todos sus pecados”.