Cinco nuevos Diáconos para nuestra Iglesia de Papantla.

El pasado 15 de enero de 2019 en la Santa Iglesia Catedral de Teziutlán, Sede Episcopal de nuestra Diócesis de Papantla, el Sr. Obispo Don José Trinidad Zapata Ortiz, dió el orden diaconal a cinco hermanos nuestros egresados del seminario mayor de la inmaculada de esta misma ciudad, que hasta antes del rito de ordenación, fungían como ministros transitorios.

La celebración eucarística estuvo presidida por Mons. José Trinidad acompañado de Mons. Lorenzo Cárdenas Aregullín, Obispo Emérito, concelebrando el presbiterio diocesano, así como también estuvieron presentes familiares y amigos de los ministros. Una alegría de recibir este regalo de parte de nuestro Padre Dios, siendo una de las ordenaciones más nutridas en cuanto se refiere al numero de candidatos al orden diaconal, ya que desde hace años no se veía un acto religioso de esta magnitud en la diócesis.

Los ahora ya diáconos Miguel Ángel Olmedo Hernández, Martín Mena Allende, Marco Antonio González Sánchez, Felipe de Jesús Garrido Reyes y Felipe Cortés Cruz, manifestaron su enorme alegría y júbilo al pertenecer al orden de los diáconos, además, expresaron que todo esto es el enorme trabajo por parte de los sacerdotes que estuvieron involucrados en su formación académica eclesial, no dejando fuera a los feligreses, que con su oración han logrado que Dios los escuchara para que nuestra ordenación hoy fuera posible.
Agregaron que, como discípulos y hermanos en Cristo, desempeñarán su oficio de diacono a ejemplo de Jesús, María y José; siempre atendiendo al pueblo de Dios.

Por su parte Monseñor José Trinidad, mostró su enorme alegría por estos jóvenes diáconos, y recalcó el agradecimiento a sus familias por apoyar la vocación al sacerdocio, que no es una tarea fácil, ya que hay que tener valor y decisión para atender el llamado que Cristo les hace para ser partícipes y servidores de su amada Iglesia. La oración y bendición de los padres hacia estos hijos suyos ha dado fruto. Que el Señor que ha derramado en ustedes su gracia y el poder de sus dones, se vea reflejado en el servicio que presten en la parroquia a la que les sean enviados.

Finalmente, en las instalaciones del seminario mayor de la Inmaculada, fuimos partícipes de compartir los sagrados alimentos, todo esto para celebrar a los nuevos diáconos, que, desde ese día, continúan su misión al lado del Pueblo Santo de Dios. ¡Que María Santísima siempre les acompañe!

Por: Jorge Guerrero

 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter