Virgen del Carmen finaliza su estancia en el Hospital General de Teziutlán.

Tras haber permanecido un mes y medio en las instalaciones del Hospital General de Teziutlán, Nuestra Señora del Carmen retorna hacia el seminario mayor de la Inmaculada.

Recordemos que nuestra Madre Santísima llegó al Hospital el pasado 16 de julio, día en que se celebrá a la Sagrada Imagen Carmelitana. Dicha estancia que tuvo como objetivo llevar consuelo, salud, paz, fuerza y unión espiritual a todo aquel involucrado en esta pandemia del COVID-19, desde cuerpo médico, enfermeras, intendencia, personal administrativo, enfermos y familiares.

El Dr. Armando Martínez González, responsable del hospital, expresó su agradecimiento ante tal hecho, ya que desde el inicio de la pandemia se vinieron días dificiles para todo su personal y en general para la humanidad, ya que, este virus, hizo experimentar el dolor en muchas familias, con la pérdida de un ser querido. También mencionó, que tener a nuestra Madre Santísima, en un lugar tan necesitado como en el que laboramos, es un gran consuelo y un aliento de fe. Muchos trabajamos incontables horas, pero el amor y fortaleza que nos brinda la Virgen del Carmen es incomparable y nos impulsa a seguir dando batalla a la gran amenaza del SARS-CoV-2.

Por su parte, Monseñor José Trinidad Zapata Ortiz mencionó en su homilía, que la estancia había terminado, pero eso no significaba que María los dejara solos, sino por el contrario, ella queda en cada uno de ustedes, solo basta con invocar su nombre y vendrá en nuestro auxilio. María es consuelo, esperanza, protectora, madre de fe y amor.

Finalmente la imagen fue trasladada hacia el seminario mayor haciendo un breve recorrido por algunas calles de la ciudad de Teziutlán.

Sigamos en oración y que nuestra Madre del Monte Carmelo siga intercediendo por nosotros ante su Hijo para que pronto llegue el fin de esta pandemia. ¡Así sea!

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter