Festividad de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.

El día 29 de septiembre se celebra a los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, quienes aparecen nombrados en la Biblia, llevando a cabo misiones importantísimas encomendadas por Dios.

“Miguel” en hebreo significa “¿Quién como Dios?” y San Miguel es uno de los principales ángeles por estar al mando de los ejércitos celestiales. Su nombre es el grito de guerra en la batalla librada en el cielo contra el Adversario y sus seguidores.

San Miguel es uno de los principales ángeles; su nombre era el grito de guerra de los ángeles buenos en la batalla librada en el cielo en contra delenemigo y sus seguidores. Su nombre se encuentra cuatro veces en la Escritura: Daniel 10,13-21, Daniel 12, En laepístola católica de San Judas 1,9 y Apocalipsis 12,7.

Según estos pasajes bíblicos, latradición cristiana le da a San Miguel cuatro oficios:

• Pelear contra Satanás.

• Rescatar las almas de los fieles del poder del enemigo, especialmente a la hora de la muerte.

• Ser el campeón del pueblo de Dios: los judíos en la antiguaLey, los cristianos en el Nuevo Testamento; por lo tanto él era elpatrón de la Iglesia, y de la orden de caballeros durante la Edad Media.

• Llamar de la tierra y traer las almas de los hombres a juicio (signifer S. Michael repraesentet eas in lucam sanctam, Offert. Miss Defunct. “Constituit eum principem super animas suscipiendas”, Antiph. off. Cf. El Pastor de Hermas, III, Simil. 7, 3).

“Rafael” quiere decir “Medicina de Dios” o “Dios ha obrado la salud”. San Rafael es el arcángel amigo de los caminantes y médico de los enfermos.

En cuanto a las funciones atribuidas a Rafael, tenemos un poco más que su declaración a Tobías, que cuando el último estuvo ocupado en su trabajo de misericordia y caridad, él (Rafael) ofreció sus plegarias al Señor, ya que él fue enviado por el Señor para curar a Tobías de su ceguera y para sacar a Sara, la esposa de su hijo, de las garras del demonio. La categoría judía de los arcángeles es reconocida en el Nuevo Testamento (I Thess., iv, 15; Judit, 9), pero solo Gabriel y Miguel son mencionados en nombre. Sin embargo, muchos comentadores identifican a Rafael con el “ángel del Señor” mencionado en Juan 5.

Esta conjetura se basa en la importancia del nombre y en el rol de curación atribuido a Rafael en el Libro de Tobías. La Iglesia asigna la fiesta de San Rafael el 24 de octubre. Los himnos del Oficio llaman a su poder de curación y a su victoria sobre el demonio. Las enseñanzas del primer Nocturno y de las Antífonas del Oficio completo son tomadas del Libro de Tobías, y las enseñanzas del segundo y tercer Nocturno de los trabajos de San Agustín, viz. para el segundo Nocturno un sermón de Tobías (sermón I en el quinceavo domingo), y para el tercer, una homilía del verso de apertura de Juan, v.

La lectura bíblica en la Misa es tomada del capítulo 12 de Tobías, y el Evangelio de Juan 5:1-4, refiriéndose a la piscina llamada probática, donde la multitud de enfermos yacía esperando la agitación del agua, ya que el “ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la agitación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera”. Así las conjeturas hechas antes por los comentadores son confirmadas por la Liturgia oficial de la Iglesia.

“Gabriel” significa “Fortaleza de Dios”. A San Gabriel se le encomendó la misión de anunciarle a la Virgen María que sería la Madre del Salvador.

Es el ángel de la Encarnación y del Consuelo, y en la tradición cristiana Gabriel es siempre el ángel de la misericordia mientras que Miguel es más bien el del juicio. Al mismo tiempo, incluso en la Biblia, es de Gabriel, el poder del ángel de Dios, y es importante notar la frecuencia con la que tales palabras como: “grande”, “pueda”, “poder”, y “fuerza” aparecen en los pasajes referidos anteriormente.

Los judíos parecen haber insistido particularmente en este rasgo del carácter de Gabriel, y es recordado por ellos como el ángel del juicio, mientras que Miguel es llamado el ángel de la misericordia. Así, atribuyen a Gabriel la destrucción de Sodoma y de las huestes Senaquerib, sin embargo también lo recuerdan como el ángel que enterró a Moisés, y como el enviado a marcar la figura Tau en la frente del elegido (Ez, 4). En literatura judía posterior se consideraba que los nombres de los ángeles tenían una eficacia peculiar, y el Museo Británico posee unos recipientes con inscripciones de sortilegios en Hebreo, Arameo y Sirio en las que aparecen los nombres de Miguel, Rafael y Gabriel.

Estos recipientes fueron encontrados en Hillah, lugar de Babilonia, y constituye una interesante reliquia de la obsesión judía. En literatura apócrifa cristiana los mismos nombres aparecen, cf. Enoc, IX, y el Apocalipsis de la Virgen María.

 

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter