Consagrémonos a Santa María de Guadalupe

ESTE 12 DE DICIEMBRE CONSAGREMONOS A SANTA MARIA DE GUADALUPE

Yo, (decir su nombre) me consagro hoy y para siempre al Inmaculado Corazón de Santa María de Guadalupe, consciente de mi vocación cristiana, renuevo hoy en tus manos Madre mía, mis compromisos bautismales. Renuncio a Satanás, a sus seducciones, a sus vanidades y a sus obras, y en presencia de toda la Corte Celestial, te elijo en este día por mi Madre y Maestra. Me entrego y consagro a Ti, mi persona, mi cuerpo y mi alma, mis posesiones tanto internas como externas, incluso el valor de todas mis buenas acciones, pasadas, presentes y futuras, dejando en Ti, el entero y completo derecho de disponer de mí, y todo lo que me pertenece, sin excepción, confiando en tu auxilio para vivir cumpliendo la voluntad de Dios en lo cotidiano y ordinario de mi vida, para mayor gloria de Dios en el tiempo y en la eternidad.

Madre Santa de Guadalupe, acepta esta pequeña ofrenda de mi vida y preséntala a tu Hijo: si Él me redimió con tu colaboración, debe también ahora recibir de tu mano, el don total de mí mismo. A partir de hoy me pongo bajo tu sombra y resguardo en el hueco de tu manto en el cruce de tus brazos, para bajo tu guía, adorar, amar, servir y obedecer a tu amado Hijo Jesucristo Rey y Señor.

¡Oh, Corazón Inmaculado de Santa María de Guadalupe!, que yo viva plenamente esta consagración para prolongar en mí la amorosa obediencia de tu Hijo y dar respuesta a la misión que desde mi vocación Dios me ha confiado en la historia de la salvación. ¡Madre de la misericordia!, que pueda ser protagonista de la construcción del Reino de Dios en esta nación colaborando unidos en la instauración de la civilización del amor, en la cultura de la vida y la misericordia, y alcanzar la vida eterna, amén.

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter