Mensaje de Año Nuevo 2022

MENSAJE DE AÑO NUEVO 2022

“He aquí que hago nuevas todas las cosas” (Ap 21, 5).
Bendito sea Dios que nos ha concedido llegar al final del año 2021, segundo año de pandemia, segundo año de prueba en la fe y segundo de bendiciones de parte de Dios nuestro Padre y de Jesucristo Nuestro Señor.

Termina un año y comienza otro. Gracias a Dios, una página se cierra y otra se abre. En el año que se ha terminado ya nada se puede hacer, es historia, es memoria y por lo mismo es parte de nosotros y, aunque ya nada se puede hacer en él, sí podemos recordarlo y descubrir en él la acción maravillosa de Dios y de su providencia que nunca nos ha abandonado, sino que nos ha cuidado y preservado, a pesar de todas las dificultades, y por eso bendecimos y damos gracias a Dios.

Ahora iniciamos un nuevo año, por tanto, empieza y se abre una nueva página en la historia de la humanidad y en la historia personal de cada uno. Si es un año nuevo, es un nuevo llamado y una nueva gracia para empezar de nuevo. ¿Qué cosas se pueden hacer en un año nuevo? Mirando al año que se fue, se trata de una nueva oportunidad para realizar aquello que quisimos, pero que no fue posible hacer y lo dejamos pendiente.

Pero, por otro lado, un año nuevo es una oportunidad para soñar y hacer cosas nuevas. Si creemos en Dios que por amor nos ha dado la vida y por amor nos ha conservado en ella podemos preguntarnos ¿qué nos falta por hacer? ¿Qué quiere Dios de nosotros?

Dice Dios en el libro del Apocalipsis “He aquí que hago nuevas todas las cosas” (Ap 21, 5). Si Dios hace nuevas todas las cosas, eso significa que, en este nuevo año, quiere y puede hacer nuevas cosas en el mundo por nosotros, con nosotros e incluso, a pesar de nosotros.

Pidámosle al Señor la gracia de tener una mirada nueva y limpia para poder ver su acción misericordiosa en los acontecimientos de este año 2022. Que sepamos descubrir en nosotros y en todos lo que se crucen con nosotros el amor providente de Dios que nos llama a vivir como hijos suyos y hermanos entre nosotros.

Pidámosle al Señor la gracia de tener oídos nuevos para la escucha de su Palabra y corazón abierto para interiorizarla y posteriormente ponerla en práctica en la vida y misión que cada uno de nosotros tenga encomendada en el mundo y en la iglesia.

Pidámosle al Señor la gracia de la sinodalidad, es decir que respóndanos con generosidad al llamado que nos hace el Papa Francisco para que caminemos juntos, consagrados y pueblo de Dios. Que nos escuchemos unos a otros y que escuchándonos tratemos de discernir lo que el Espíritu Santo pide a nuestra Iglesia y a cada uno de nosotros. Que el Espíritu Santo nos ayude a ser mejores hijos de Dios y de María Santísima. ¡Feliz año 2022!

+ Mons. José Trinidad Zapata Ortiz
VIII Obispo de Papantla

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter